banner02.jpg

CARTERA DE SERVICIOS
Patología Pleural  > Neumotórax espontáneo  >

NEUMOTÓRAX ESPONTÁNEO.

 

Etiopatogenia.

 

Un neumotórax es una colección de aire en la cavidad pleural.

 

Según su causa, podemos clasificarlos en dos grupos:

 

-Idiopático: el paciente no refiere enfermedad previa. Constituyen el 70% de los casos. La mayoría de las veces se producen por pequeñas lesiones ampollosas (blebs) subpleurales localizazas casi siempre en el  vértice superior del pulmón. Son más frecuentes en varones (de cuatro a ocho veces más) y en personas delgadas de veinte a treinta años. No hay preferencia por ningún hemitórax y puede ser bilateral simultáneo en el 2% de los casos.

 

-Secundario: múltiples causas, como tuberculosis, tumores, endometriosis y síndrome de Marfan entre otros.

 

Clínica.

 

Normalmente los síntomas aparecen de manera súbita. El síntoma más frecuente (presente en la mayoría de casos) es un dolor intenso y agudo referido al hemitórax patológico. El segundo síntoma en frecuencia es la disnea, que tiende a disminuir con el paso de las horas. Si su tendencia es a aumentar hemos de pensar en un neumotórax a tensión. En esta entidad, el neumotórax es tan importante que conduce a un colapso completo del pulmón, con compresión del retorno de la sangre venosa al corazón, suponiendo una emergencia médica. El tercer síntoma es la tos, normalmente seca.

 

Diagnóstico.

 

-Exploración física: a la auscultación pulmonar el murmullo vesicular aparece disminuido o abolido (no se escucha el pulmón) y a la percusión el hemitórax es timpánico.

 

-Radiografía simple de tórax (en inspiración y espiración forzadas): se observa la pleura visceral como una línea, por fuera de la cual no se ve trama vascular pulmonar. El neumotórax se observa mayor en las radiografías en espiración. En el neumotórax a tensión se objetiva desplazamiento de las estructuras mediastínicas, aplanamiento del diafragma y aumento de los espacios intercostales del hemitórax afecto.

 

Tratamiento.

 

-Reposo y oxigenoterapia: en los casos en que el neumotórax sea de pequeña cuantía. La pleura tiene capacidad de absorber aire a razón de un 1% diario, que se incrementa respirando oxígeno.

 

-Drenaje torácico cerrado: está indicado en la mayoría de pacientes. Consiste en la colocación de un tubo en la pleura a través de un espacio intercostal, normalmente bajo anestesia local. El drenaje se conecta a un sistema de aspiración para evacuar el aire de la cavidad pleural, y se retira pasados unos días cuando la fuga de aire del pulmón que originó el neumotórax ha cedido, y los controles radiológicos son adecuados (el pulmón debe estar reexpandido).

 

-Intervención quirúrgica: consiste en la extirpación de las lesiones causantes del neumotórax. La cirugía está indicada si:

-No se resuelve la fuga de aire con el drenaje.

-Neumotórax recidivante: no es el primer episodio.

-En algunas circunstancias en el primer episodio: si el neumotórax es a tensión, se observan lesiones importantes, o la patología que lo causa tiene indicación quirúrgica.

 

La intervención puede realizarse de dos maneras:

-Videotoracoscópica: en la mayoría de casos. Se interviene a través de tres pequeños orificios de 1-2 cm para introducir la óptica y el instrumental.

-Toracotomía: en los casos en los que no se no se puede realizar videocirugía por adherencias o por la magnitud de las lesiones.

 

Bibliografía.

 

Normativa sobre el diagnóstico y tratamiento del neumotórax espontáneo. Rivas JJ, Jiménez MF, Molins L, Pérez A, Torres J. Arch Bronconeumol 2008;44(8):437-48.

 

Management of pneumothorax. Haynes D, Baumann MH. Semin Respir Crit Care Med 2010; 31(6): 769-80.